A los seres humanos se nos mide y se nos pesa, literalmente, desde que nacemos. Llevar un control sobre los cambios en la masa y la morfología corporal en los niños pequeños es importante para garantizar que se van desarrollando conforme a lo esperado en función de su edad, pero parece que, cuando llegamos a la edad adulta, conocer estos parámetros deja de ser relevante… y nada más lejos de la realidad. Ser conscientes de los cambios que va experimentando nuestro cuerpo desde un punto de vista físico no solo es beneficioso para la salud, sino que puede ayudarnos a optimizar los procesos de pérdida de peso o a preparar el cuerpo para la competición de alto nivel. El estudio antropométrico 3D es la forma más completa de analizar dichos cambios, y hoy os voy a explicar en qué consiste exactamente y cómo se realiza.

¿Qué es un estudio antropométrico 3D?

La antropometría consiste en la medición precisa e inequívoca de las características del cuerpo humano. Esta medición de las dimensiones físicas del cuerpo y la composición subyacente, que se lleva a cabo de un estudio antropométrico 3D, debería permitirnos no sólo caracterizar con precisión nuestra salud actual, sino también hacer predicciones sobre nuestro estado físico a largo plazo.

Esto es especialmente importante en el ámbito de la nutrición y la pérdida de peso porque, si conocemos a la perfección cada milímetro del cuerpo y su composición, será más fácil acertar con la solución adecuada que garantice la obtención de resultados en función de sus necesidades específicas. Al fin y al cabo, cada cuerpo es un mundo y lo que funciona para una persona a las mil maravillas, no tiene por qué funcionar igual para otra.

El estudio antropométrico combina imágenes en 3D con datos sobre la composición corporal, postura y peso del usuario para poder observar interactivamente el estado corporal y nutritivo del paciente antes del tratamiento y durante la evolución del mismo, conforme avanza el proceso de adelgazamiento. La ingeniería biométrica en la que se basan los estudios antropométricos 3D proporciona información sobre la masa muscular, el componente adiposo, la presencia de líquidos y la postura corporal que permite detallar si el paciente está saludable o si, por el contrario, es necesario hacer reajustes en el ejercicio y en la dieta para mejorar los parámetros.

¿Cómo se realiza un estudio antropométrico 3D?

Para realizar estas mediciones, se utilizan máquinas especializadas que exploran el cuerpo del paciente en su totalidad, de la cabeza a los pies, y calculan el peso corporal, la masa grasa, la masa magra y la circunferencia de la cintura. En concreto, en Entreno Dietas contamos con el escáner no invasivo Fit3D ProScanner V5 que, además de la composición corporal, realiza un estudio de la pisada y evalúa la postura corporal analizando la posición de caderas, hombros, rodillas y tobillos respecto de las orejas y los ojos (que se usan como línea base), lo que ayuda a identificar también problemas posturales que puedan estar causando dolor o impedir la correcta realización de algunos ejercicios.

El escáner se lleva a cabo de forma sencilla: el paciente debe subirse sobre la plataforma y colocar los pies en el lugar indicado y esperar a que la máquina tome las mediciones en 360º para obtener una imagen completa. El proceso dura unos 40 segundos y, para obtener una mayor precisión, es necesario llevar el mínimo de ropa posible (y que esta sea ajustada), así como no comer ni realizar grandes esfuerzos justo antes del análisis.

Antropometría y salud

Además de las ventajas que presenta a la hora de poder ofrecer la dieta y plan de ejercicio adecuados en función de las necesidades específicas de la composición corporal determinada, el análisis y control de la masa muscular magra y otros elementos de la composición corporal pueden ser beneficiosos para la salud general. Diversos estudios han demostrado, por ejemplo, que tener una mayor masa magra puede disminuir el riesgo de desarrollar síndrome metabólico, o experimentar problemas de fuerza y movilidad asociados con la pérdida de músculo relacionada con la edad.