La clave del éxito para la pérdida de peso

Su peso es un acto de equilibrio y la ecuación es simple: si usted come más calorías de las que quema, aumentará de peso. Y si usted come menos calorías de las que quema, perderá peso.

Para perder ½ kilo a la semana, necesita eliminar 535 calorías al día de su alimentación actual. ¿Cómo funciona esto? Son matemáticas puras: medio kilos de grasa representan 3.750 calorías. 3.750 calorías divididas por 7 días de la semana dan 535 calorías que debemos dejar de tomar al día para perder ½ kilo a la semana. Sencillo, ¿no? ¿Entonces por qué es tan difícil perder peso?

Con demasiada frecuencia, hacemos que la pérdida de peso sea mucho más difícil de lo que es en realidad mediante dietas extremas que nos ponen de mal humor y que hace que estemos, a todas horas, muertos de hambre. Nos enfrascamos en un estilo de vida poco saludable que socava nuestros esfuerzos de seguir la dieta y que hace que fracasemos antes de empezar.

Pero existen otras maneras de perder peso no tan traumáticas que le harán desarrollar unos hábitos alimenticios sanos  y conseguirán llevarle a su peso deseado con el esfuerzo justo y manteniendo un nivel alto de satisfacción personal.

Perder peso de forma inteligente

Como he comentado antes, no existe una solución colectiva para perder peso de forma permanente pero las siguientes directrices pueden ser un buen punto de partida.

No piense que está haciendo dieta: la pérdida de peso de forma permanente no es algo que una “dieta rápida” puede lograr. En su lugar, piense en la pérdida de peso como un estilo de vida así como un compromiso con su salud de por vida. Las dietas populares pueden ayudar a reactivar su pérdida de peso, pero los cambios permanentes en su estilo de vida y los hábitos nutricionales saludables son lo que funcionará a largo plazo.

Lento pero constante ganará la carrera: trate de perder ½ kilo por semana para asegurar la pérdida de peso saludable. Bajar de peso demasiado rápido puede tener consecuencias negativas para su mente y su cuerpo, haciendo que se sienta lento, débil y enfermo.

Busque ayuda profesional: un nutricionista le brindará las herramientas necesarias para dirigir y controlar sus progresos. Una dieta personalizada según su estilo de vida y sus objetivos así como un seguimiento continuo harán mucho más fácil el que usted consiga alcanzar su peso ideal e introduzca unos hábitos alimenticios saludables que perduren en el tiempo.