Muy a menudo se acercan a la consulta personas que hacen una dieta estricta y un entrenamiento intenso, buscando darle el toque final a su físico. Se repite mucho la siguiente frase: “…hago mucho cardio, y mi dieta y entrenamiento creo que son muy estrictos, sin embargo, todavía tengo esta maldita capa de grasa que cubre mis abdominales, ¿qué estoy haciendo mal?”

Pues bien, esa pequeña capa que no deja que se vislumbre del todo nuestra pared abdominal inferior y que es la que nos diferencia de los “simples mortales” no siempre es grasa. En el caso de personas bien entrenadas y que llevan una dieta estricta suele ser “fluido subcutáneo” también conocido como “el peso del agua”. Que no tiene nada que ver con la retención de líquidos. (Léase el artículo en el que hablo sobre este tema)

Al igual que se almacena el exceso de grasa en forma de calorías, nuestro cuerpo también almacena agua y electrolitos. Básicamente los electrolitos son unos minerales que se encuentran en nuestro organismo y que poseen carga eléctrica. Estos “iones” son los encargados de mantener el equilibrio entre el medio intracelular y el medio extracelular en determinados procesos fisiológicos. Por ejemplo, regulan la cantidad de partículas existentes en el plasma sanguíneo, controlan la hidratación y regulan el pH.

Muchos culturistas, o simplemente personas que quieren obtener un físico escultural, son capaces de conseguir un gran desarrollo muscular junto a una vascularización espectacular en distintas partes de su cuerpo y, sin embargo, no son capaces de exhibir unos abdominales inferiores limpios. Esto, generalmente, no es una cuestión de grasa, sino un exceso de electrolitos o iones de sodio, en este caso.

Es por eso que se oye a mucha gente diciendo cosas tales como: “Nunca voy a conseguir quitarme este exceso de piel gruesa”; cuando, en realidad, están entendiendo mal un concepto importante que subyace a la consecución de un aspecto realmente estriado y bien definido: la depuración de sodio y el exceso de líquido subcutáneo bajo la piel.

Pero ¿cómo me deshago del exceso de agua?

Voy a esbozaros los pasos que seguimos con los culturistas de competición y modelos fitness para limpiar el exceso de agua y lograr una piel fina.

Antes de empezar a bajar de peso de agua, debemos tener claro que estamos lo suficientemente musculados y bajos de grasa para poder siquiera planteárnoslo.

Si la persona está por encima del 7 u 8 % de grasa corporal (medido con plicómetro) y no tiene una mínima calidad muscular, es probable que esto no le funcione. Pero si se pueden ver ya los músculos abdominales, pero nos queda esa fastidiosa piel gruesa que los recubre entonces podemos intentarlo.

Un dato antes de empezar: esa “piel gruesa” nos ha acompañado siempre, así que lo primero que debemos tener es PACIENCIA. No vas a ver resultados de la noche a la mañana.

Vamos allá.

Beber más agua

Aunque parezca contradictorio es el consejo más importante que podemos dar. Aumentar la ingesta de agua hace que se excrete más de la misma evitando la “retención de agua”.

Además de mantener los riñones y sistema digestivo limpios,  hidrata el cuerpo y el cerebro, lo que permite que el metabolismo funcione más eficazmente, y proporciona un tono de piel más atractivo y limpio.

Trata de beber de 2 a 3 litros de agua al día, pero asegúrate de tomar un complejo vitamínico durante este período pues la pérdida masiva de iones puede acarrear una deficiencia de ciertas vitaminas en nuestro cuerpo.

Es verdad que, cuando estamos hablando en términos de competición, esta sistemática cambia ligeramente los días previos. Así que, si te estas preparando para una sesión de fotos o quieres mostrar un cuerpo perfecto un día determinado,  deberás cambiar el agua mineral por agua destilada unos 2 – 3 días antes del evento (ya que esta incrementa la pérdida de agua en el organismo) y dejar de beber agua por completo la noche previa.

Deja la sal a un lado

El cuerpo sólo necesita entre 1,5 y 2 gr de sodio al día para completar sus funciones metabólicas. Así que intentad limitar la ingesta diaria de sal a estos niveles.

Los días previos al evento, y si ya estáis tomando el agua destilada, podéis desechar por completo el sodio de la dieta para conseguir que la piel se pegue totalmente al abdomen.

Pero recordad que unos niveles inferiores a los recomendados pueden producir calambres musculares, falta de energía, palpitaciones, etc. Así que no prolonguéis más de dos o tres días esta práctica.

Tomar más fibra

Más de la mitad de la población tiene un déficit de fibra en su dieta.  Si el agua limpia el sistema digestivo y los riñones, la fibra limpia el colon y el intestino, manteniendo el movimiento en esta zona y ayudando a la eliminación de desechos de nuestro organismo.

No olvides incluir en tu dieta de definición abdominal verduras frescas crudas o cocinadas, preferiblemente, al vapor. También debes aportar frutas frescas como moras, frambuesas, arándanos y fresas a tu dieta pues poseen gran cantidad de antioxidantes y fibra.

Suplementos naturales

Dentro de la naturopatía podemos encontrar ciertos alimentos que se utilizan como diuréticos naturales y que aceleran el proceso de pérdida de agua. Entre los más efectivos encontramos la cafeína (en este caso es más eficaz en solución anhidra) y el diente de león.

Otros diuréticos naturales pueden ser: el té, la remolacha, el hinojo, etc.

Quema grasas

Aunque no soy partidario de los suplementos artificiales, está probado que algunos de estos ayudan en la recta final para conseguir esa definición abdominal deseada.

Pero, desgraciadamente, muchas personas se lanzan a consumir este tipo de productos sin tener una condición previa y, simplemente tiran su dinero.

Conclusión

Queda claro que es posible conseguir una definición abdominal espectacular pero es necesario concienciarse de que no es un camino fácil ni rápido.

En primer lugar debemos estar seguros que estamos siguiendo una dieta correcta y que nuestro plan de ejercicios es el adecuado.

También debemos tener claro que nuestra calidad muscular ha de estar acorde con el objetivo que deseamos. Muchas personas se acercan a mi consulta, fotografía en mano, haciéndome ver el cuerpo que desean conseguir y, en realidad, no son conscientes del esfuerzo que eso supone. Y, además, lo quieren para YA, cuando desarrollar un cuerpo musculado y definido es una tarea de años de constancia y disciplina.

Descargo de responsabilidad: La información contenida en este sitio está destinada únicamente con fines educativos y no es un substituto del consejo, diagnóstico o tratamiento de un médico autorizado.