La fruta es uno de los mejores aliados que podemos tener si nuestro objetivo es seguir una dieta equilibrada y saludable que, a la larga, nos ayude a perder peso o a mantener el que tengamos (siempre y cuando no abusemos de aquellas con mayor contenido en fructosa, claro está). En este sentido, los frutos rojos destacan especialmente por su bajo índice glucémico y poco aporte calórico, lo cual los convierte en un excelente alimento para consumir tanto si estamos a dieta como si no. En este artículo te explicamos cuáles son los beneficios de los frutos rojos para tu cuerpo si los incluyes en tu dieta

5 beneficios de los beneficios de los frutos rojos

Tienen antioxidantes que contribuyen a una buena salud cardiovascular

Los frutos rojos tienen un alto contenido en flavonoides, compuestos vegetales antioxidantes que se asocian a una menor probabilidad de desarrollar enfermedades cardíacas. De hecho, según la Asociación Americana de la Salud, los frutos rojos pueden mejorar la salud cardiovascular y ayudar a reducir el riesgo de infarto, especialmente en las mujeres. Es más, el consumo de este alimento es capaz de ayudar a disminuir los niveles de colesterol LDL (“malo”) y reducir la presión arterial sistólica, el índice de masa corporal y los niveles de azúcar en la sangre, según un meta-análisis de 22 ensayos aleatorios y controlados que se publicó en marzo de 2016 en Scientific Reports.

Los antioxidantes de los frutos rojos promueven una función celular saludable y protegen contra la inflamación, que es uno de los factores desencadenantes de muchas enfermedades cardiovasculares como, por ejemplo, la diabetes.

Evitan el estreñimiento y cuidan la flora intestinal

Los frutos rojos no son probióticos per se, pero son alimentos ricos en prebióticos. Son alimentos ricos en fibra que proporcionan combustible a los probióticos del intestino. Un microbioma intestinal sano desempeña un papel esencial en el sistema inmunitario y protege contra los patógenos que podrían provocar numerosas enfermedades.

Por ejemplo, media taza de arándanos contiene casi dos gramos de fibra, más o menos la misma cantidad que una rebanada de pan integral. Las moras, las frambuesas y las fresas también tienen un alto contenido en fibras solubles que ayudan a reducir el colesterol y, además, previenen el estreñimiento, facilitando el tránsito intestinal.

grosellas para obtener los Beneficios de los frutos rojos

Son una gran fuente de potasio

El potasio es uno de los minerales más importantes del organismo. Ayuda a regular el equilibrio de los líquidos, las contracciones musculares y las señales nerviosas. Además, una dieta rica en potasio puede ayudar a reducir la presión arterial y la retención de líquidos, proteger contra los accidentes cerebrovasculares y prevenir la osteoporosis y los cálculos renales. Los frutos rojos y, en concreto, las grosellas, son excelentes fuentes de potasio, y contienen más cantidad de este mineral que cualquier otra fruta.

Ayudan a controlar la tensión arterial, uno de los beneficios de los frutos rojos más conocidos

Los arándanos son los frutos rojos más asociados a la salud del tracto urinario, y por una buena razón: se ha demostrado que las antocianinas que se encuentran en los arándanos tienen propiedades protectoras contra la cepa de la bacteria E. coli que contribuye a las infecciones del tracto urinario. Una revisión sistemática y meta-análisis de siete ensayos aleatorios y controlados que se publicó en diciembre de 2017 en The Journal of Nutrition concluyó que en las mujeres, que son más propensas a estas infecciones, el consumo de arándanos reduce el riesgo de padecer una infección de orina en un 26 por ciento.

Aportan numerosas vitaminas

Aunque popularmente se cree que las únicas frutas con vitamina C son las naranjas y otros cítricos, lo cierto es que muchos frutos rojos contienen una gran cantidad de este nutriente. Por ejemplo, ocho fresas contienen la cantidad diaria recomendada de vitamina C, saludable para el corazón. Los estudios también muestran que las personas que comen una porción de fresas al día tienden a tener niveles más altos de la vitamina B folato, que ayuda a mantener las arterias limpias.